Una vida ordenada

A veces vivimos situaciones que se escapan a nuestro control. Cuando eres una persona muy correcta, muy independiente y muy perfeccionista, no te va nada bien cuando las cosas salen mal, aunque no sea por tu causa. L a verdad es que a veces te enfadas contigo mismo porque las cosas no han salido como esperabas. Una de las razones de ser así es la educación casi militar que recibiste en casa y no es que sea malo pero te ha vuelto una persona tan correcta que no te permites una diversión o una metedura de pata como el resto de los humanos.

Como siempre lo tienes todo bajo tu crítico ojo, te das cuenta enseguida de las cosas que funcionan mal a tu alrededor. Por ejemplo si hay un ruidito extraño en el coche, o ya no extraño, simplemente un ruidito que antes no estaba, enseguida te pones a mirar lo que es y a que es debido y si puedes arreglarlo tú mismo pues buscas en tudesguace la pieza que necesitas y lo solucionas a la mayor brevedad posible. Si hay algo que no funciona en casa enseguida lo arreglas para que no vaya a más, y si ves algún comportamiento que no es adecuado en algún allegado tuyo le haces saber que no es el camino correcto.

Ser autoritario no es malo, siempre y cuando no se convierta en una obsesión, las cosas cuanto antes se solucionan mejor que mejor y si lo haces de una manera eficiente pues lo dicho. Hay personas que piensan que una retirada a tiempo es una victoria pero tu opinas lo contario, al toro por los cuernos para que no pueda cornearte. Las cosas que se pueden solucionar rápida y eficazmente son las que no tienen repercusiones después.

Aunque algunos dices que no disfrutas la vida tu sabes que no es así, lo que ocurre es que tu lo haces a tu manera, disfrutas de modo de vida, de las cosas que haces y del orden en el que vives, algunas veces rozas la obsesión, todo en su sitio, nada fuera de lugar, pero así es como te gusta a ti, además todo lo que te rodea sale a la perfección y ¿si algo funciona para que cambiarlo? La vida es perfecta tal y como es y estas a gusto y feliz, por eso no cambies nunca.

Esta entrada fue publicada en desguaces. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *